Contratar un seguro de vida puede costar hasta cuatro veces más según con qué compañía se haga. Por término medio, recurrir al banco para este tipo de pólizas supone pagar un 48,3% más que si se adquiere por medio de una aseguradora tradicional, según un informe elaborado por Global Actuarial. La consultoría ha visitado de incógnito las oficinas 12 entidades bancarias y 15 compañías de seguros para pedir precio al contratar un seguro que garantice un capital de 120.000 euros en caso de fallecimiento o invalidez permanente, para personas de 30 años, 40, 45, y de 50 años.

La conclusión es que para todos los rangos de edades, los precios más atractivos los ofrecen siempre las compañías de seguro tradicionales. En los más jóvenes las diferencias llegan al 60%, y en los más mayores, al 44%.

Ir al contenido