El proyecto de Ley de Crédito Inmobiliario, que el Consejo de Ministros ha aprobado y que llevará al Congreso para su tramitación parlamentaria, prohíbe, con carácter general, las ventas vinculadas, aquellas que obligan al consumidor a aceptar una serie de productos financieros (entre ellos, los seguros) como condición para obtener la hipoteca.

Con la nueva norma, las entidades financieras deberán plantear al consumidor ofertas alternativas; es decir, con o sin productos asociados. En estas ventas combinadas, la entidad financiera informará de los distintos presupuestos, como una medida de transparencia obligatoria.

Ir al contenido