El presidente de la Sala Civil del Tribunal Supremo, Francisco Marín, afirma que empiezan a llegar a los tribunales casos de entidades financieras que, tras haber exigido un seguro de Vida para conceder hipotecas, activan la ejecución hipotecaria al producirse el fallecimiento del hipotecado. De ese modo, “se detentienden del seguro” y activan la ejecución para reclamar el inmueble sin esperar a que los herederos puedan cobren la póliza y puedan seguir cumpliendo con los pagos.

El Supremo ha tenido conocimiento de esa práctica en un encuentro reciente con magistrados de Audiencias Provinciales de toda España. Los magistrados transmitieron su preocupación por situaciones que les parecían injustas pero, al mismo tiempo, difíciles de atajar.

Francisco Marín cree «imprescindible una reforma legislativa» que impida estos casos.

Ir al contenido